98
El documEntal intEractivo uoc press
documento sobre “yeguas” puede ser muy relevante para una necesi-
dad de información sobre “caballos”, y que la semántica de la pregunta
¿”es posible evitar la guerra?” es la misma que la pregunta ¿”es posible
lograr la paz”?
Además, y aquí es donde suelen poner más énfasis los propagan-
distas de la web semántica –incluido el propio creador de la web, Tim
Berners-Lee–, se espera que los ordenadores puedan desarrollar tareas
de gestión que requieran interpretar información y tomar decisiones
adaptándose al contexto. Por ejemplo, supongamos que yo sé que
necesitaré tomar un vuelo para ir a una ciudad de algún país un día con-
creto dentro de dos semanas, y que necesitaré volver a mi ciudad tres
días después. En lugar de entrar en la web de varias compañías aéreas
para buscar las mejores ofertas y horarios y luego en otras páginas para
buscar un hotel, hacer las reservas, etc., lo que se espera es que todas
estas gestiones puedan hacerse gracias a la web semántica en el futuro,
solo entrando en mi asistente digital personal y encargándole la tarea.
Mi asistente digital será un programa que conocerá mis preferencias.
Sabrá, por ejemplo, que no me hace feliz tirar el dinero, así que elegirá
la mejor oferta económica, y sabrá que no soy masoquista y no me
reservará un vuelo que salga a las 4 de la mañana, etc. Tomará los datos
personales que necesite de mi cuenta y cerrará las transacciones con los
agentes de software de la empresa de aviación y del hotel y, finalmente,
hará las anotaciones correspondientes en mi agenda y programará los
avisos, para que no se me olvide nada y no llegue tarde al aeropuerto.
En cierto modo, se trata de un objetivo en el que la informática ha fra-
casado en los últimos cuarenta años: la inteligencia artificial.
3.1.4. Computación ubicua
Al inicio de la tecnología digital se diseñaron grandes ordenadores
con el fin de dar servicio con un solo equipo a múltiples usuarios. Estos
se caracterizaban por ser equipos de elevado coste y complejo manejo,
solo al alcance de empresas poderosas con personal altamente cualifi-
cado. Esta era acabó con el uso generalizado del PC, que permite una
computación más democrática, donde cada persona posee y controla
un ordenador de moderado coste, que progresivamente ha ido hacién-
dose más sencillo de manejar, de modo que personas sin preparación
técnica pueden hoy adaptarlo a sus necesidades en las aplicaciones,