Sanidad
Es cada vez más fuerte la presión sobre el entorno sanitario
para controlar sus costes manteniendo o mejorando sus niveles de
servicio. En consecuencia, uno de los retos principales a los que se
enfrenta en la actualidad el sistema sanitario es cómo incrementar
la eficiencia de las operaciones. Es decir, determinar la mejor for-
ma de organizar los múltiples recursos necesarios para proporcio-
nar un servicio de calidad manteniendo o reduciendo los costes. La
distribución o planificación de estos recursos no puede ser efec-
tuada con la ayuda de fórmulas simples dado que las interrelacio-
nes entre ellos son, generalmente, complejas. La simulación es
una herramienta adecuada para el análisis y la ayuda a la toma de
decisiones por su capacidad para modelar estas relaciones y los fac-
tores aleatorios inherentes a estos sistemas. La simulación permite
explorar múltiples opciones de forma económica y sin riesgos y, de
modo especial, sin degradar el nivel de servicio actual.
Una de las aplicaciones clásicas de la simulación en el entorno
sanitario es la determinación de los recursos necesarios (camas,
quirófanos, de Rayos-X, «boxes», médicos, enfermeras, etc.) para
un centro determinado dado un conjuntos de restricciones y de pa-
rámetros (tipología y flujos de pacientes, horarios, tiempos de ser-
vicio, etc.). Casos de particular interés pueden ser la simulación de
servicios de urgencias o el estudio de la evolución de los costes aso-
ciados a determinados tipos de enfermedades graves o frecuentes.
Negocios (Bussines Process Reengineering –BPR–)
La simulación se aplica con éxito a otros muchos campos que
aquí se han agrupado bajo el nombre genérico de BPR:
Procesos administrativos propios de empresas de servicios:
bancos, empresas de seguros, administración, como pueden
ser la circulación de documentos, estimación de riesgos, etc.
78CÓMO MEJORAR LA LOGÍSTICA DE SU EMPRESA MEDIANTE LA SIMULACIÓN